Cualquier decisión en la vida suele valorar estas dos cosas: lo que puedo obtener y lo que me cuesta. En las empresas es lo mismo, se valora el beneficio que te puede aportar tomar una decisión y el coste que tiene, lo que te cuesta la decisión.